“La Kinesiología es hermosa, en todo su proceso y aún más hermosa cuando uno la ejerce como profesional”

Franco Carlomagno es un reciente graduado UGR que participó de las actividades que la Universidad comenzó a desarrollar en conjunto con el Ministerio de Salud de la Nación y se puso a disposición para acompañar tanto las medidas sanitarias como la demanda de profesionales de la salud.

Una de las primeras acciones realizadas fue convocar entre nuestros/as graduados/as kinesiólogos/as para trabajar en los equipos sanitarios en la Provincia de Chaco en la atención de la Pandemia Covid 19.

Sobre esa experiencia nos habla Franco Carlomagno, quien viajó junto con su colega Pablo Fabucci.

Si de algo se comenzó a hablar mucho en este 2020, fue de la Kinesiología como disciplina indispensable para abordar a las personas afectadas por el virus COVID19. Fundamentalmente, de la presencia de Kinesiólogos/as en las Unidades de Terapia Intensiva, y de su tarea en la posterior recuperación para mejorar el estado muscular de las personas que necesitaron ser intervenidas con respiración mecánica.

Ya hay evidencia acerca de que el coronavirus tiene el punto de inicio en el sistema respiratorio, pero impacta en todo el organismo y por ello es fundamental el trabajo interdisciplinar.

“Tenemos una base muy sólida en nuestra carrera, lo cual se ve cuando tenemos que actuar en casos como éstos”, es lo primero que destaca Franco, reciente Licenciado en Kinesiología que ya tiene su lugar dentro de la comunidad de la UGR.

Es que antes de ser un graduado comprometido, también ha sido un estudiante reconocido por sus méritos deportivos en atletismo, habiendo representado a la Universidad en competencias federales.

Su afición por los deportes lo llevó a estudiar esta carrera hace seis años atrás, aunque reconoce que “al pasar los años e ir descubriendo el amplio abanico de posibilidades comencé a interesarme mucho más por el área neurológica y actualmente, a partir de la situación que se vive me interioricé en el ámbito cardiorrespiratorio, el cual me resulta de sumo interés”.

Su trabajo hoy

“Desde el 1 de junio al 30 del mismo trabajamos en el desarrollo del plan de los profesionales itinerantes. En este marco viajamos juntos con 10 médicos de la provincia de Buenos Aires y tuvimos la posibilidad de trabajar en el Hospital Perrando, Hospital Pediátrico y Barrio Toba de la ciudad de Resistencia. En dichos lugares nos desenvolvimos en tareas como: toma de muestras (pediatría), epidemiología (barrio toba) y manejo del paciente en Terapia Intensiva en el Hospital Perrando”, nos cuenta Franco.

En la actualidad están en Jujuy, donde la situación reconoce, es distinta a la de Chaco. Franco cuenta que trabaja en el Hospital Patterson, de San Pedro, donde atiende a más de 40 personas junto con otros cuatro kines también itinerantes. “Nos manejamos con todas las técnicas que se puedan para evitar la intubación y lograr el alta de la manera más temprana posible ya que solo se cuenta con seis camas de Terapia Intensiva que se encuentran en constante ocupación”, relata dando cuenta de una situación que es recurrente en varios hospitales del país.

El futuro

Como tantas y tantos jóvenes que comienzan una carrera universitaria, los imaginarios con los que se ingresan van siendo modificados en función de las experiencias. En relación a eso, Franco cuenta que se imaginaba trabajando en un club como Kinesiólogo de algún equipo, pero que hoy tiene otras prioridades.

“Hoy deseo trabajar en el ámbito público, ayudar a partir de la profesión a los que más lo necesiten con la mayor calidad de atención posible. Cómo sueño utópico tengo la idea de poder abrir un centro de atención en un barrio, dónde no solo se brinde atención sanitaria sino también, espacios de formación para jóvenes y merendero para que los que lo necesiten”.

Sabe que el camino recién comienza, que es necesario seguir formándose, habla de la docencia universitaria como otro anhelo, de un Doctorado en Ciencias de la Salud “para tener la posibilidad de investigar sin límites y orientar a aquellos que estén en etapa de formación de la mejor manera posible”.

Ya de vuelta en Rosario, reconociendo que la situación sanitaria mejoró un poco en las instituciones donde estuvo y que se hicieron mejoras estructurales en los hospitales, deja un mensaje para quienes aún no se decidieron a estudiar.

“Si les gusta ayudar a las personas, acompañarlas durante todo su proceso de recuperación, tener cercanía con sus pacientes y hacerlo de una manera apasionante, la Kinesiología es para ustedes. Si tuviera la posibilidad de volver el tiempo atrás teniendo el diario del lunes, volvería a elegir la carrera porque es hermosa, en todo su proceso y aún más hermosa cuando uno la ejerce como profesional”.

Categoría: Graduados